Andrea cuando bebe

Andrea C. Briceño

andrea c. briceño

Fundadora, Designer & Webmaster

Las aventuras de Andrea comienzan un miércoles, 13 de mayo a la 1:57pm, en la ciudad de Bogotá, a 2600 metros más cerca de las estrellas. Desde muy pequeña, siempre fui una niña muy curiosa y con una gran capacidad de absorber información. Mi papá, José María Mu (QEPD), el mejor publicista que me pudo haber tocado, me llamaba genio; honor que hasta el sol de hoy me es difícil reconocer.  A la tierna edad de 2 años, el loco ya me había enseñado a contar en 4 idiomas y un año después, ya me sabía todos los jugadores que irían al mundial de futbol Italia 90. 

Por razones del destino, he terminado aprendiendo una cantidad de idiomas sin proponérmelo, los cuales me han abierto las puertas de situaciones que solo le ocurren al Chavo del Ocho y a esta servidora. Una vez, en la ciudad de Saariselkä (13 horas al norte de Helsinki, Finlandia) me arrinconaron unos compañeros que me acusaban de ser una espía y comenzaron un interrogatorio hasta chistoso, mientras yo salía del baño:

  • ¿Cómo así que les entendía a españoles, anglosajones, franceses, alemanes e italianos? 
  • ¿Cómo así que las japonesas me habían invitado a que les enseñara a hacer onigiri?
  • ¿Que si era cierto que durante mi primera semana viviendo en Finlandia yo había pedido una pizza en finlandés? 

Cosas locas que, si me hubiesen dicho que iban a pasar, nunca las habría creído… Lo único cierto es que los idiomas me han dado un capital cultural inigualable, que no tiene precio. Nunca he pensado en explotar esas capacidades, ya que me basta y me sobra con toda la alegría y las anécdotas inigualables que me han dado. 

En el ámbito profesional, sobra decir que también me ha ocurrido de todo. Cuando era chiquita, primero quise ser ingeniera civil como mi papá. Después, soñaba con ser cardióloga, luego me parecía increíble el cuento de la ingeniería de tejidos y, finalmente, cuando llegó la hora de escoger, dije: lo mío es la neurociencia. Termine graduándome en 2010 de la Universidad de Toronto en Neurociencias, Psicología y Religión (hinduismo, más específicamente). Fue allí en donde conocí y compartí muchas alegrías junto a Alejandro Libaque, el cofundador de esta iniciativa. Al no estar completamente convencida de mi decisión de ser médica, terminé tomando una cantidad de cursos en otras áreas, como: fotografía, japonés, francés, alemán, cálculo (mi gran amor. Soy una dura para los números inútiles y una bestia para los números prácticos), ciencias políticas y antropología, entre muchos otros. 

Como ninguna decisión es definitiva, pensamiento que cada vez se me hace más cierto, sobra decir que hoy en día mi trabajo no tiene nada que ver con lo que estudié en la Universidad. Luego de muchas cosas, entre esas un premio como mejor delegada en el simposio de Modelo de Naciones Unidas de Norteamérica (NAMUN), una invitación a Harvard a representar la Universidad de Toronto Scarborough, un posgrado en Gestión de Desarrollo Internacional, prácticas con comunidades indígenas en mi natal Colombia, trabajos varios entre esos muchos en el área de la belleza, un intercambio cultural al Japón, un último semestre en Finlandia, en 2015 me gradué como Programadora y hoy en día me especializo en implementación y automatización de mercadeo para la compañía de Cannabis legal más grande del mundo.

Hoy por hoy, ando acuartelada en un hotel en Tayrona, Colombia sin ninguna expectativa ni afán de volver a Toronto, mas sí con muchas ansias de ver qué pasa con COVIDiario, el cual más que un proyecto, es una manera de mantener la sanidad mental y compartir un poco acerca de lo que es vivir en Macondo. Esa ciudad ficticia descrita por Gabriel García Márquez, en su libro Cien Años de Soledad. Por alguna razón que aún no logro entender por completo, Colombia es bastante propensa a dar todas las condiciones para que sucedan eventos insólitos muy salidos de una novela de Realismo Mágico, como los eventos en Macondo. 

¿Aroma favorito? Me fascina el olor a cuero, sin embargo, creo que en un mundo ideal viviría rodeada de limón mandarino.

Mi amor, el limon mandarino

Si pudieras viajar al pasado, ¿qué te gustaría experimentar una vez más? 

Inicialmente pensé que lo que más me gustaría revivir serían mis muchos viajes. Sin embargo, a medida que me puse a responder esta pregunta, me di cuenta de que hay una época de mi vida que no dudaría en volver a vivir. 

Recuerdo con muchísimo cariño mi época Scout. Desde que tenía 6 años y mientras viví en Colombia, pertenecí al movimiento Scouts de Colombia. En éste, aprendí infinidad de cosas que hasta el sol de hoy me han servido. Conocí cualquier cantidad de gente, escuché docenas de historias a la luz de una fogata, me arrastré por el barro, hice guardia con aguapanela, aprendí a valorar un calentado con huevo y, sobra decir que, me intoxiqué en un Jamboree; en ese mismo Jamboree me nominaron para ser la Reina del Panboree (nos dieron tanto pan que le cambiamos el nombre al Jamboree).

Gratos recuerdos en los que la felicidad constaba de cosas muy sencillas y cada domingo era una aventura diferente. ¡Tiempos aquellos!

Saliendo del Panboree en Guatavita, de regreso al Quindio.

Andrea admira … los principios éticos y a todos aquellos que aún son incorruptibles. Andrea admira a toda persona que aún pone la humanidad de otros antes de cualquier bien material. La gente que intercede por aquellos que no tienen voz, que se sacrifica por las causas de otros y lucha por la justicia social, mas no la caridad. En términos más textuales, Andrea admira a (sin orden particular):

  • Todos aquellos que luchan por sus sueños sin tener que pasar por encima de otros para lograrlos
  • Martin Luther King Jr., Bernie Sanders, Los líderes sociales, Los Nasa, Los Mapuche, José Mujica, Michelle Obama, Gandhi, Residente, Daniel Mendoza Leal, Anita Tijoux, Ayn Rand, Jorge Bergoglio, Siddhartha Gautama, Yokoi Kenji, Tagore, Alejandro Jadad, entre otros.

Un día en la vida de Andrea. ¿Qué parte del día esperas con más ansias? Me he vuelto una persona de vivir mucho en el presente, especialmente después de todo lo que ha pasado en este mes (marzo, 2020). Antes, cuando estaba en Toronto, no veía la hora de terminar de camellar y, si estaba en la oficina, me gustaba la idea de inventar alguna micro aventura. Generalmente, esa podría incluir ir a Kensington Market a comprar cuanto ingrediente se me ocurriera para hacer una súper comida en mi casa, o buscar un nuevo cafecito para ir a leer un rato. 

Ahora, si estaba trabajando desde mi casa, me gustaba la idea de poder diseñar el día, a mi gusto, e ir al gimnasio, de compras o buscar un nuevo sitio desde el cual trabajar. 

En este momento, todo lo que me pasa es bien recibido: desde levantarme a las 5am a ver el sol salir entre las montañas, tomar un momento para hacer el almuerzo para mi mamá y para nuestros anfitriones en el Hotel Villa Cata, en Tayrona, o ver como Alvin (nuestro amiguito ardilla) se traga como 7 jeringazos de leche al día y después corre como un loco a comerse las semillas de Rebeca, una lora que tiene como 30 años. 

Vista desde el balcon en Tayrona, antes de las 6am.

Andrea en 3 años. ¿A dónde vas y cómo vas a llegar ahí?

Nunca he sido una persona de casarse con un ideal. Sin embargo, no suelo dar puntada sin dedal.

Hace poco pensaba que a lo mejor me gustaría comenzar una familia, pero claramente los planes no están escritos en marcador indeleble. Hoy en día, ando acuartelada en Colombia, cosa que nunca esperé que sucediera; mucho menos en el Tayrona.  Siempre soñé con ser una nómada digital, pero nunca imaginé que me iba a suceder tan de repente.

Creo que mis aspiraciones, a mediano y largo plazo, son seguir trabajándole a la felicidad, al autorreconocimiento y al amor propio. Hoy en día, cuento con la fortuna de escoger lo que hago con mi tiempo, diseñar mi horario de trabajo y claramente, escoger el rincón más maravilloso del mundo y trabajar desde ahí. 

One Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s