Momentos inesperados

¿Puede imaginarse lo que es estar aplastado en un mueble con un colchón king size, bajo una cabaña cubierta por un cielo completamente abierto?

Imagínese.

En la penumbra más absoluta de esta vida, a 28 grados centígrados, con una BBC Monserrate heladita, escuchando un remix de Lloraras de Óscar de León. De repente, me encuentro en la playa, pateando la arena para ver como el plancton brilla en la oscuridad. ¡Increíble!

Así se vive un apagón en plena cuarentena.

La brisa en mi cara, el ruido de las olas que vienen y van y yo, como una retroexcavadora, moviendo la arena para ver puntitos verdes neón brillar por sí mismos.

De todas las experiencias que he tenido hasta el momento en cuarentena, puedo decir con certeza que esta ha sido la más increíble de todas. No me canso de decir que siempre estoy donde debo estar, sin embargo ahora entiendo lo que eso significa.

Cuando uno se permite vivir un poco, se da cuenta que hay mucho por disfrutar. En mi cuarentena, cada día me siento afortunada de estar viva. Nada es perfecto, pero es lo mejor que me ha pasado. Agradezco el privilegio de pasar mis primeras vacaciones del año al lado del Mar Caribe; mi próximo compañero de trabajo.

Ayer un cocuarentenero americano me dijo que yo debería vivir aquí y, eso es precisamente lo que espero hacer en los próximos días.  Adoro Toronto y se que muy pronto volveré, sin embargo, en este momento de mi vida, esta será mi casa, porque ajá, o como se dice en mi tierra polar: You Only Live Once.

That’s it for now, folks!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s