Ayúdenme a ayudarles

Como muchos de ustedes ya saben, he estado pasando la cuarentena por más de un mes en el norte de Colombia. A pesar de que la situación es idílica tanto para mi mamá como para mí, dado el estado de aislamiento mandatorio, he comenzado a preocuparme por la población más vulnerable en este momento: las comunidades indígenas que habitan esta región del país.

La Sierra Nevada de Santa Marta es una montaña única que se encuentra en el extremo norte de Colombia. En sus laderas viven cuatro pueblos indígenas diferentes: los arhuacos (o ikas), los kogis, los kankuamos y los wiwas. Juntos, suman más de 30.000 personas.

Desafortunadamente, en Colombia, nuestras comunidades indígenas son a menudo abandonadas por el gobierno y están expuestas al conflicto armado entre militares y grupos armados ilegales. Muchas veces, esto los obliga a abandonar sus tierras, al ser esta la única opción para sobrevivir. En circunstancias normales, muchos son propensos a morir de desnutrición y negligencia a causa de la corrupción. Ya podrá imaginarse el impacto que algo como el COVID-19 puede tener en sus comunidades. Los grupos indígenas de la Sierra Nevada sobreviven vendiendo sus cultivos, sus artesanías ancestrales y a través del turismo. Ninguna de estas actividades se ha podido llevar a cabo por varias semanas ya que muchos de ellos están bajo aislamiento forzado en sitios difíciles de llegar (lo experimente en carne propia).

Me siento bastante afortunada de estar aquí en este momento y de no tener que preocuparme por NADA, lo cual me hizo caer en cuenta que tener y ser capaz de ayudar a otros, en estos momentos, es una obligación moral. Por ende, después de mucho preguntar, pude comunicarme con los líderes de la comunidad Wiwa, quienes me dieron la lista de elementos de primera necesidad para su comunidad, los que incluyen:

  • Arroz
  • Pasta
  • Aceite
  • Granos suaves
  • Café
  • Chocolate
  • Sal
  • Azúcar
  • Jabón en barra
  • Detergente
  • Leche en polvo
  • Carne y/o pescado salado

¡No se diga más! En mi día designado para abastecerme (en Colombia actualmente solo se pude salir un día determinado por el último numero de la cedula de ciudadanía), fuimos hasta Santa Marta a comprar todos los artículos solicitados, multiplicados por 10. Compré los más grandes que encontré y traté de buscar economía y así poder llevarles más cositas. Con decirle que hasta toco hablar con el gerente del supermercado, ya que solo se permitía comprar máximo dos productos iguales. Cuando les comenté que estaba mercando para los cabildos wiwa de la Sierra Nevada, hicieron una excepción (Gracias Jumbo de Santa Marta).

Nuestro primer mercado para los wiwa.

En el enorme conjunto de circunstancias, sé que lo adquirido no es mucho, ya que hay cientos de familias que viven en el área sin soporte alguno y el gobierno no hace nada (lo que es la burocracia colombiana en todo su esplendor). Con la ayuda de los lideres indígenas locales, he comenzado a contextualizar el número de personas en el área y, a pesar de que me gustaría ayudarles a todas y cada una de las comunidades indígenas que habitan en la zona, en este momento no es viable. Por eso, inicialmente, he decidido enfocar todo mi apoyo en ayudar a los wiwas.  

Tan solo en la Sierra Nevada, hay más de 100 familias wiwa (aproximadamente 5,000 personas, lo que representa 5% de la población wiwa en Colombia), las cuales pueden ser asistidas con la ayuda de sus líderes indígenas comunitarios con los que ya me he contactado y les he entregado el primer mercado. Tenga en cuenta que cada familia puede tener entre 3 – 8 miembros, muchos de ellos población vulnerable: niños y adultos mayores.

Los wiwa
Una familia wiwa de la Sierra Nevada

Me he comprometido directamente con los wiwas de la Sierra Nevada para seguirlos abasteciendo de la mayor cantidad posible y ¡Aquí es donde lo necesito a USTED! Si alcanzó a leer hasta este punto, sabe que no puedo hacerlo sola y es por eso por lo que necesito de toda la ayuda disponible. Le comparto las cifras. Abastecer a una familia de 5, cómodamente, durante un mes cuesta aproximadamente CAD$80 (US$57). Estos números están basados en el primer mercado que realicé. Tenga en cuenta que estas contribuciones también apoyarán la economía local, ya que varios de los artículos en la lista son adquiridos directamente en los negocios locales, como es el caso de la carne salada.

Andrés Sarmiento, líder de los cabildos wiwa en la Sierra Nevada, junto con Luz Helena y Jorge, administradores de Villa Cata y parte indispensable de esta operación.
Andrés Sarmiento, líder de los cabildos wiwa en la Sierra Nevada, junto con Luz Helena y Jorge, administradores de Villa Cata y parte indispensable de esta operación.

Si usted se encuentra en Colombia, o conoce de alguien que esté interesado en donar alimentos, póngase en contacto conmigo. Si en este momento no puede apoyarnos económicamente, pero le gustaría contribuir a la causa, por favor compártala con sus contactos.

2 Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s